Diferencias entre DirectX 10 y DirectX 11

Pulbicado el 16-06-2011 a las 01:32:27
por
DirectX 11. Descargar DirectX 11. Infórmate sobre cuáles son las diferencias principales entre la antigua versión de la API DirectX y su nuevo lanzamiento.

La historia de los juegos de vídeo se define, en gran parte, por la evolución de los gráficos y la tecnología que permite generarlos. Este parámetro no sólo influye en la ambientación y en la menor o mayor inmersión en el relato, sino también en el desarrollo a nivel hardware que implica. El controlador de Microsoft DirectX acompañó a esta evolución casi desde un principio. Su última actualización, DirectX 11, incorpora características que mejoraron radicalmente los fundamentos de la versión 10.

DirectX 10 vs. DirectX 11

La principal diferencia entre las dos APIs es su nivel de compatibilidad. Mientras que DirectX 10 fue creado para funcionar con las versiones antiguas de Windows (XP), el nuevo lanzamiento fue única y totalmente desarrollado para trabajar en los sistemas operativos más nuevos, como Windows Vista, 7 y el inminente Windows 8.

Por otro lado, a diferencia de DirectX 10, que necesitaba algunas utilidades de su predecesor instaladas en el ordenador para correr determinados juegos antiguos, DirectX 11 hizo borrón y cuenta nueva. Sólo los títulos de la última generación y tarjetas gráficas poderosas tendrán la posibilidad de utilizar su tecnología.

Ahora, seguramente estarás pensando que esto no suena muy abierto y amigable para un gran número de personas. Pero todo tiene un motivo:

Características como la Tesselation o el Multi-Threading permiten un nivel de realismo nunca antes visto. La suavización de bordes, el excelente desarrollo de las sombras, así como los movimientos del agua y la calidad de las texturas en general, literalmente sumergen al jugador de cabeza en el mundo que se les presenta ante sus ojos.

Además, para los afortunados que poseen un PC preparado para correr DirectX 11, la optimización de los recursos permiten una óptima relación calidad de imagen/velocidad de procesamiento. Esto quiere decir que podrás subir todos los parámetros al 100% sin que tu máquina comience a corcovear y a quejarse por semejante exigencia.

En definitiva, DirectX 11 puede parecer elitista y un poco presuntuoso, pero evidentemente lo vale. La experiencia de juego que otorga es realmente algo digno de ser visto y vivido. Te dejamos algunos vídeos para que maravilles tus pupilas.